Reserva Natural del Delta del Llobregat

9 Febrero 2014

En la costa central barcelonesa, entre campos agrícolas y el aeropuerto, donde por su cercania a la ciudad de Barcelona no cabría esperar algo así, nos encontramos sin embargo con uno de los humedales más ricos en diversidad biológica de Catalunya que por la gran variedad de especies que acoge ha sido considerado de importancia internacional por la Unión Europea.

Una combinacion de humedales de agua dulce y playas virgenes acoge además de las migratorias, una amplia población residente de aves y posee también 29 especies diferentes de mamíferos, 13 de reptiles, más de 40 especies de mariposas y 700 especies de plantas basculares entre otras... Algo que convierte al Delta del Llobregat en un pequeño paraiso para los naturalistas... y un lugar muy interesante para visitar y disfrutar observando aves y especies que normalmente no veriamos juntas con tanta facilidad. 

La Reserva Natural del Remolar-Filipines tiene una superficie de 174 hectáreas y está formado por el estanque del Remolar, la marisma de les Filipines, el arroyo de Sant Climent, la pineda de Cal Francés y una parte de la playa de Viladecans.Un mosaico de espacios naturales en el que conviven zonas naturales húmedas, cultivos, pinar litoral y playa. Es sin lugar a dudas un paraiso para los amantes de la observación directa de la avifauna, para los amantes de la fotografia es la oportunidad de obtener instantaneas únicas y una visita ineludible para el apasionado de la naturaleza...

Visitándola, nos sorprende la gran diversidad biológica que alberga. Esta situada junto a campos de labranza, rodeados de las infraestructuras más importantes del país y muy cerca de las principales ciudades metropolitanas. Es un espacio muy importante para la fauna, en especial para las aves acuáticas, por el hecho de encontrarse justo en medio de la ruta migratoria de las aves que se desplazan desde el norte de Europa hacia África. Se pueden observar fácilmente garzas reales, cormoranes, patos, avefrías o la garceta común entre otras. Durante la primavera y en verano los limícolas llenan la marisma.

Un recorrido lleno de contrastes

Mientras los aviones sobrevuelan el cielo... El itinerario viene marcado por una ruta delimitada y vallada en su mayor parte, con el fin de preservar en la medida de lo posible el ámbito natural y su caracter de espacio virgen. 

Iremos encontrando observatorios especialmente habilitados para disfrutar de la diversidad de especies sin alterar su tranquilidad.

Tambien hay torretas desde las cuales se accede a una perspectiva mucho mas amplia del enclave natural donde nos encontramos. En la imagen una de ellas en las playas que forman parte de la reserva.

No deja de sorprender encontrase con esta edificación... Se propuso mantener la Caseta del Semáforo como una ruina, saneando todo el entorno y la propia construcción, estabilizando sus paramentos y la capacidad estética estructural, convirtiéndola en mirador y plataforma de observación del entorno aprovechando la doble altura construida sobre el terreno. Para acceder a la parte alta del edificio se construyó una pasarela-rampa que se eleva en espiral, transformándose ella misma en recorrido-mirador, hasta el nivel de la planta alta de la caseta donde se establece una pasarela perimetral interior para la observación desde todas las ventanas de las cuatro fachadas

Acabaremos nuestro recorrido por las últimas playas virgenes del litoral barcelonés, bordeadas por densas pinedas que nos devuelven a la más pura esencia mediterranea de nuestra naturaleza...

30€ 

 

Incluye:

  • Transporte en minibus: desde Barcelona 
  • Actividades y Juegos de Interaccion con la Naturaleza
  • Recorrido guiado por lo más auténtico y recóndito de cada lugar

 


Para realizar tu Reserva haz clic AQUI



Equipo recomendado


 A pesar de ser una ruta facil, como siempre recomendamos llevar equipo de montaña, es decir, chaqueta impermeable, forro polar, botas de montaña ligeras, mochila con agua (1 litro mínimo), algo de comida energética (dulces, fruta, glucosa...)

 

Si se tiene bastón no estará de más llevarlo.

 

Es también aconsejable llevar un pequeño bolso de mano con ropa de repuesto que se deja en el maletero del autocar, por si fuera necesario cambiarse.