BEGET, DEL EMBRUJO DE SU BELLEZA A LA MAGIA DE SU NATURALEZA

   Despierta tu mente y abre tu corazón... Déjate abrazar por la mágica esencia de la naturaleza más salvaje, conectando de un modo diferente con el entorno, con una visión más amplia, más allá de una simple mirada, ceremonias de tradición ancestral y ejercicios de meditación, yoga y expansión de los sentidos...

Tras una travesía de espectaculares paisajes por la Alta Garrotxa, llegamos a uno de los pueblos más vírgenes del Pirineo, Beget. Un precioso enclave, que transpira emoción, misterio, historia y mucha magia…  

En la Vall de Camprodón se encuentra la pequeña localidad de Beget, uno de los núcleos mejor conservados y más perfectamente integrados en el entorno de la zona. El núcleo urbano (declarado conjunto histórico artístico en 1983), de trazado medieval, se encuentra dividido en dos por un viejo puente bajo el que discurren las cristalinas aguas del arroyo que lo atraviesa. Sus casas son todas de piedra, destacando en ellas preciosos balcones de madera y plantas, muchas plantas, con infinidad de flores de bellos y variados colores, colocadas a modo de macetas en singulares tiestos fabricados con troncos de olmos secos. La serenidad del lugar invita a pasearlo tranquila y pausadamente y escuchar el estruendoso sonido del silencio.

 

Y por si no fuera suficiente lo descrito, entre las sombras de misteriosas leyendas Beget nos brinda el abrazo de su pasada historia Románica al mostrarnos otra joya que guarda en su cofre de encantos: la iglesia románica de San Cristóbal. Declarada monumento histórico en 1931 y construida entre los siglos X y XII, consta de una sola nave, de una espléndida torre campanario y de un ábside de arcuaciones de estilo lombardo.

Simbiosis de armonía, energía y conciencia

Tras el recibimiento de Beget iniciaremos camino entre campos y bosques, junto a las montañas, hacia un lugar donde las aguas han esculpido un extraordinario mundo de mágica belleza. Un lugar solo conocido por los amantes de la paz y quienes gustan integrarse con la naturaleza en una simbiosis de energía, armonía y conciencia, re cordando lo mas ancestral de nuestro vínculo con la madre tierra… 

Una vez allí, envueltos por la mágica esencia con la que la propia naturaleza envuelve, tomaremos contacto con ella, compartiendo momentos de silencio, aprendiendo a expandir los sentidos y a ver el entorno con algo más profundo que una simple mirada… Para después percibir y compartir en su conjunto la energía que transmiten los elementos, tierra, agua, sol aire y esencia de vida, recargándonos de esa vitalidad que el mágico encanto de la naturaleza nos puede aportar… Tendremos tiempo de tomar un relajante baño, comer y disfrutar de la armonía del momento, antes de retomar camino de vuelta.

Ya con los colores del atardecer inundando el cielo para dar la bienvenida a la noche, nos esperará una suculenta cena, preparada con todo el cariño por Mundo de Encanta… La guinda para acabarnos de relajar y disfrutar de lo que este día nos ha aportado…

  Cenaremos en un precioso restaurante ubicado en el mismo núcleo de Beget, Can Jeroni. El mejor lugar para reposar el día degustando su fantástica cocina, rodeados de un ambiente creativamente acogedor.

Salida desde Besalú a las 10:00h

Llegada a Beget : 11:00h (Café o infusión)

Inicio ruta: 11:30h

Actividades, entorno y comida: 14:30 – 17:30

Vuelta a Beget : 20:00h

Cena de Encanta

 

50 €

Incluye:

 

Transporte desde Besalú a Beguet y vuelta.

Ruta

Guía

Dinamizador

Ceremonias tradicionales ancestrales de vínculo con la tierra

Cena